respirar

Respirar.

Que no se me olvide,

que no se nos olvide,

y si se nos tienen que olvidar cosas,

que se nos olviden todas y sólo esta que no se nos olvide.

 

Hemos perdido presencia desde el momento en que hemos dejado de respirar, y no interesa perderla.

Desde el momento en el que hemos comenzado a caminar por la vida decidiendo que no hay tiempo, ni para respirar.

 

Respirar sería la primera de las cosas.

Respiro y entonces todo es más fácil.

Sincero. Fluído.

Respiro y entonces estoy,

y me resulta más fácil saber que estás.

Respiro y entonces me veo, y te veo, me escucho y te escucho.

Respiro y lo que tiene que moverse se mueve (y deja de removerse).

Respiro y lo que tiene que ser existe (y deja de insistir).

Respiro y entonces miro distinto.

 

Es la regla de oro, en teatro, en gestalt.

Y ahora en fotografía.

Así que hoy voy a reivindicarlo.

Para que no se me olvide.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s