la espera

La espera es algo cotidiano que todos vivenciamos y no es difícil reconocerla si uno observa a su alrededor.

A veces esperamos y esperamos mucho tiempo a eso que no llega, tanto que eso que esperamos se ha vuelto tan gigante que nos nubla la vista a todo eso que está pasando en presente, delante de nosotros.

A veces esperamos y esperamos mucho tiempo a eso que no llega, y es que resulta que no va a llegar a mí, sino que soy yo el que tengo la capacidad y la oportunidad de levantarme e ir hacia ello. Si es que quiero. Está ahí. Es dar un paso.

La espera produce en nosotros un estado de tensión sostenida. Mantenemos un impulso retenido. Esta retención se hace cuerpo. Comenzamos a andar por la vida con los brazos cruzados o doliéndonos la cabeza, estando en las situaciones pero sólo a medias, mirando hacia otro lado, por si de repente, llega eso que esperamos.

Desde el enfoque gestalt, esperar supone mantener un asunto inconcluso que nos sitúa anclados y nos quita la energía para estar abiertos a otros nuevos asuntos, aquí y ahora.

Todos tenemos asuntos inconclusos. Unos más concretos, próximos. Otros más atragantados, de hace tiempo.

Quizá conscientemente no los recordamos por puro miedo a enfrentarnos a ellos y a cerrarlos.

O simplemente, dejar que se vayan.

Mientras tanto, nuestro cuerpo sigue hablando de ellos.

Y tú, ¿a qué esperas?

(La vida es lo que ocurre mientras estás ocupado haciendo otros planes)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s