Exponerme

Recuerdo cuando de pequeño, en el colegio, tenía que salir a la pizarra, a hablar. Recuerdo cuando estaba en un teatro, en el público, y alguno de los actores bajaba a buscar a algún espontáneo para sacarle.

Recuerdo cuando yo estaba en el otro papel, y entonces hacía teatro, recuerdo la sensación el día del estreno.

Recuerdo la primera vez que expuse fotografías.
Recuerdo la primera vez que di una charla en el Festival Inspira.
Recuerdo cuando alguien delante de un grupo me decía alguna cosa bonita.
Cada vez que (me) expongo se mueve algo muy interno, pues en mi mochila, aunque haya mucho muchísimo trabajo después, hay recuerdos, hay vivencias de lo mal que lo pasaba. Hay vivencias de huir, sí, literalmente huir de esas situaciones.
Ahora sé por qué lo pasaba mal.
Había juicio, mucho,
y no había confianza,
no había autoestima,
no había encontrado mi luz.
Siempre los otros eran más mejores.
No iba a gustar, y yo quería gustar.
Pero yo no me gustaba.
Exponerme siempre me ha movido.
Solo que hoy es distinto.
Además de todas aquellas inseguridades que de una u otra manera siempre acaban apareciendo, hoy en día
me conozco,
y sí, me quiero,
y sí, llevo un camino largo de mostrarme,
Mostrarme, como decía hace poquito en una entrevista para la Asociación Española de Ayuda Mutua contra Trastornos de Ansiedad, sí, mostrarme me ha salvado.
Hoy me muestro, me expongo,
y todo vuelve a moverse,
solo que ahora vivo ese movimiento desde el mayor respeto y amor hacia ese niño que va conmigo.
Hoy me expongo, y lo haré aparentemente a través de unas fotografías.
Pero no, estos días en Castellón, se expone el chico que ha decidido apostar por su pasión, el mismo que acaba de decir que no a su anterior vida laboral, y el que ha encontrado en un verbo, mirar, la unión del psicóogo y el fotógrafo, y el curioso, y el actor….
Un verbo, para jugar con él, para a través de él mirarse, y mirar a los demás, y ser mirado, e invitar a los demás a jugar en ese baile hacia adentro y hacia afuera, que es mirarse primero adentro, para después poder mirar al mundo.
Hoy se expone el hijo, antes sus padres, esos padres que siempre han estado ahí, y que aunque quizá no entendieran bien que su hijo se dejase llevar por lo que le apasiona y se dedicase a ello, están ahí.
Hoy me expongo desde la máxima sinceridad, y amor.
Por lo que no puede ir mal.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s